Comer bien con un presupuesto reducido

9 May

En estos tiempos de crisis parece que todos tenemos el chip de “apretarse el cinturón”… Pero, en el caso de la alimentación ¿también nos lo apretamos? Es decir, cuando vamos a hacer la compra, ¿comparamos precios, marcas, etc.? En esta mañana de lunes os proponemos meditar un poco y pensar qué podemos hacer para comer bien con un presupuesto reducido. Hay familias que día a día tienen dificultades para comprar comida y muchas veces se recurre a comida rápida (vamos, a lo barato y fácil). Se tiene la premeditada idea de que los alimentos sanos son caros. Todo es cuestión pararse a pensar un poco…

Recortar gastosSegún la encuesta Eurobarómetro Flash de 2010 realizada para supervisar el impacto social de la actual crisis económica, aproximadamente uno de cada cinco europeos tuvo dificultades para comprar comida u otros productos necesarios para la vida diaria en al menos una ocasión durante los doce meses previos a la encuesta. Ante esta situación financiera inestable, todo el mundo se preocupa por el futuro e intenta reducir gastos. Un objetivo claro es la cesta de la compra. 

La comida casera es más barata: Un reciente estudio americano evaluó el coste de la compra de alimentos para cumplir con las recomendaciones dietéticas nacionales. Se comparó la compra de alimentos en supermercados con la de comida rápida en restaurantes modernos. Los alimentos adquiridos en supermercados incluían grandes cantidades de fruta, verduras congeladas, pechugas de pollo, carne magra, pasta, pan, cereales de desayuno y productos lácteos. Las comidas adquiridas en el restaurante moderno consistían normalmente en bocadillos, carne de pollo empanada, patatas salteadas o fritas, zumo, café o refrescos. Los análisis demostraron que el coste por caloría de la dieta de comida rápida era un 24% más elevado que la dieta de comida casera. Sin embargo, este cálculo no incluía los costes de la infraestructura privada para cocinar ni el tiempo necesario para comprar y preparar los alimentos, por lo que el ahorro total podría ser algo menor. Desgraciadamente, no existen datos en Europa que permitan hacer una comparación.

Las directrices estimulan el consumo de alimentos más económicos: Por lo general, se cree que comer de manera saludable resulta caro, pero los supermercados hoy en día ofrecen una amplia gama de alternativas. Además, las directrices alimentarias recomiendan consumir únicamente pequeñas cantidades de los artículos costosos como carne, pescado, pollo y queso. En realidad, deberíamos comer más judías, lentejas y otros productos económicos como pan (integral), arroz, pasta y otros cereales. Con respecto a las frutas y verduras, los productos frescos de temporada no suelen costar mucho. Se deben considerar también las verduras congeladas y enlatadas, que están disponibles durante todo el año y contribuyen de igual manera a alcanzar el consumo recomendado de estos productos. Por otra parte, dada la seguridad y calidad nutricional de los alimentos convencionales, no merece la pena incluir alimentos orgánicos más caros si se dispone de un presupuesto limitado. Por lo tanto, hay que abrir bien los ojos al hacer la compra, buscar las ofertas especiales y, sobre todo, comprar únicamente lo que sepa que va a comer. 

Reducir al mínimo el desperdicio de comida: En Europa tiramos grandes cantidades de comida cada año, muchas veces aún en su envase original. Esto se debe principalmente a que los alimentos se estropean antes de que encontremos tiempo para comerlos o a que cocinamos demasiada cantidad y tiramos el resto. Hay muchos trucos para controlar mejor las porciones, mantener los alimentos frescos durante más tiempo, y aprovechar las sobras con nuevas recetas. 

¿Que os han parecido estos consejos? ¿No pensáis que deberíamos pensar un poco más a la hora de hacer la compra? A mucha gente nos pasa que tenemos acúmulo de alimentos en la nevera, que acaban haciendose malos y acabamos tirandolos. Estos se debe evitar y una buena medida es comprar con más cabeza.

Para más información y más consejos, podéis consultar el artículo completo: http://www.eufic.org/article/es/page/FTARCHIVE/artid/Como-comer-bien-con-un-presupuesto-reducido/

Anuncios

3 comentarios to “Comer bien con un presupuesto reducido”

  1. Alma Delia Moreno 9 mayo, 2011 a 6:44 pm #

    Me parece que hoy en día la elección de comer sano y a buen precio es decisión propia y no tanto por los precios. Esto porque dada la competencia entre tantas marcas, los precios ya no pueden ser muy elevados sino que cada vez se adaptan más a las necesidades de los consumidores. Por otra parte, se puede comprar barato, pero siempre y cuando el producto mantenga una calidad aceptable porque si esta se pierde ahora sí que se juega con la salud o simplemente desagradaría a nuestro paladar. Saludos!
    Por: Cuando seas grande comerás huevo!

  2. Eduardo Cuesta Pellitero 11 mayo, 2011 a 9:16 pm #

    Me parece interesante el enfoque y es válido para la gran mayoría de la población. Pero otros como la tercera edad con pensiones mínimas que están por debajo de los 400 euros mensuales no se pueden permitir una alimentación “completa”.
    En las noticias de hace unos meses se comentaba los problemas de desnutrición que se dan y la poca cantidad de carne y pescado que pueden comprar.
    En estas situaciones dudo mucho que puedas permitirte comer bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: